Biblioteca de Doha, Qatar

Arquitectos: OMA

Área: 45000 m²

 

Año: 2017

 

Qatar es hoy en día el país con el ingreso per cápita más alto del mundo, como reflejo de dicha riqueza, se ha convertido en el centro mundial moderno de la arquitectura monumental. En este contexto son varias las obras destacadas que se han realizado, una de ellas es la Biblioteca Nacional de Qatar, proyecto realizado por el despacho OMA.

Foto: Iwaan Baan

Dicho espacio contiene la Biblioteca Nacional de Doha, la Biblioteca Pública y la Biblioteca de la Universidad, y conserva la Colección del Patrimonio, que consiste en textos y manuscritos relacionados con la civilización árabe-islámica. La biblioteca pública alberga más de un millón de libros y espacio para miles de lectores en un área de 42 mil m2. Todo el complejo es parte de la Ciudad de la Educación, un campus académico que alberga otros campus satélites de las principales universidades e instituciones de todo el mundo.

 

Según el despacho OMA, el proyecto resume su interés por este tipo de espacios, que se remonta desde la competencia por la Biblioteca Nacional de Francia en 1989. Más aún cuando la revolución digital planteó la razón de ser de estos lugares, por ello el despacho quiso expresar la vitalidad del libro, creando un diseño que brinda el estudio, la investigación, la colaboración y la interacción dentro de la colección, conformada por más de un millón de volúmenes, entre los que se encuentran algunos de los más importantes y extraños manuscritos del Medio Oriente. 

Foto: Iwaan Baan

El proyecto fue concebido como una sola habitación que alberga personas y libros. Los bordes del edificio se levantan del suelo creando tres pasillos que acomodan la colección de libros y, al mismo tiempo, encierran un espacio triangular central. Esta configuración también permite al visitante acceder al edificio en su centro, en lugar de ingresar laboriosamente desde el perímetro. Los pasillos están diseñados como una topografía de estantería, intercalados con espacios para leer, socializar y navegar. Las estanterías están destinadas a ser parte del edificio, tanto en términos de materialidad (están hechas del mismo mármol blanco que los pisos) como de infraestructura, incorporan iluminación artificial, ventilación y el sistema de devolución de libros. 

 

Un puente libre de columnas conecta los pasillos principales de la biblioteca, lo que permite una variedad de rutas en todo el edificio. También es un espacio de encuentro: alberga salas de medios y estudio, mesas de lectura, exhibiciones, una mesa de conferencias circular y un gran auditorio polivalente, rodeado por una cortina retráctil diseñada por el estudio de Amsterdam InsideOutside, que también fue responsable del paisajismo. 

Foto: Iwaan Baan

 

La colección patrimonial se encuentra en el centro de la biblioteca, en un espacio excavado de seis metros de profundidad, revestido de travertino beige. Aunque, puede funcionar de forma autónoma, directamente accesible desde el exterior. La fachada de vidrio corrugado filtra la luz natural que de otro modo sería brillante, creando un ambiente tranquilo para la lectura. La luz difusa se dirige hacia el núcleo del edificio mediante un techo de aluminio reflectante. Afuera, un patio hundido proporciona luz al espacio de la oficina del personal en el sótano, y al mismo tiempo actúa como transición antes de entrar al mundo de los libros.

Ver más:

ECO

Concreto ecológico

Leer más Científicos de la Universidad de California, UCLA, están desarrollando un concreto “verde”, a partir de dióxido de carbono, proveniente de desechos de la

Leer más »