Casa Toledo

En la calle 16 de septiembre en Irapuato se encuentra Casa Toledo, un predio construido a finales del siglo XIX pero remozado por uno de sus dueños hacia los años 30 del siglo XX.

En entrevista con los arquitectos Rafael Medel López y Leonardo Socorro Cervantes Arroyo, quienes realizaron la restauración de la casa, afirman que el nombre se debe a que perteneció a la familia Toledo, los vecinos les han contado que perteneció a hermanos franciscanos que no estaban ordenados, pero si realizaban votos de pobreza y ayudaban a las personas, la gente pensaba que había enterrado dinero y por eso al momento de comenzar la intervención la casa tenía muchos hoyos en los pisos.

En un principio la casa estaba casi caída llena de vegetación y sucia, tuvieron que entrar por el predio del lado, hoy saben que en la entrada hay un corredor que pasa por dos habitaciones que parecen ser el área social, no son muy grandes, luego se encuentra el primero de los tres patios donde se ubica otro cuarto y en el siguiente patio había un baño y la cocina que conserva una chimenea hecha con cemento. Este patio era el más deteriorado y por tanto aprovecharon para instalar allí una cisterna que da servicio a toda la casa, la electricidad también se instaló por canaletas. En el último patio hay un pozo que parece tenía 17 metros de profundidad. En general los espacios no soy muy grandes pero la altura si es considerable.

La casa es una de las pocas en el centro que tiene dos plantas, las escaletas son totalmente Art Nouveau, mantiene el patio del centro y presenta cuatro recamaras, una principal con una especie de sala. Según los arquitectos por las características de la obra, la casa fue realizada con un estilo barroco muy sencillo; sin embargo al parecer perteneció a Estanislao Prieto, quien se dedicaba a realizar mosaico hidráulico, por esta razón hay mucha variedad en los pisos y el detalle más importante son las molduras en todos los arcos de ventanas y puertas, en el patio.

Estas piezas fueron realizadas en los años 30, aparentemente con cemento blanco, por lo fino del punto y a mano. Según los arquitectos hay cuatro tipos de molduras, en ellas se ven los trazos hechos en lápiz y cada uno individualmente porque tienen un margen muy pequeño de diferencias. En conjunto la mezcla de estilos embellecen el predio y lo hacen más atractivo, lejos de verse diferente crean un conjunto armónico y agradable. En diferentes puntos los arquitectos dejaron ventanas en el tiempo para ver cómo se encontraba el lugar antes de comenzar la restauración.

*MCO Mónica Lucia Pulido Celis, Directora de contenidos Revista ARKIN, monicalucia.arkin@gmail.com



Ver más:

Interiorismo

La Apariencia de la Luz

La apariencia de la luz Rene Descartes escribía entre 1629-1633 algunos años antes de su muerte el tratado que habla extensamente sobre la dióptrica; la

Leer más »
Proyectos

RaMa Design

Leer más Utilizar ramas para hacer muebles, lámparas o esculturas pasó de ser, para María Antonieta Fernández, un deseo temporal a su propia empresa: RaMaDesign.

Leer más »
Destinos

Casa Nada Hotel

Leer más “Nada es perfecto” es una de las frases con la palabra nada que encontramos en la recepción de este hotel ubicado en la

Leer más »
ECO

Edificios de hongos

Leer más Los hongos son los recicladores primarios de la naturaleza. Producen enzimas que ayudan en la degradación de la materia orgánica, transformándola en minerales.

Leer más »
Casas

Casa Nero

Leer más La locación de Casa Nero regaló al proyecto un paisaje: El Volcán y el Nevado de Colima. Al mismo tiempo este contexto presentó

Leer más »