Derecho de uso en cementerios y panteones

 

«Cuántas muertes más serán necesarias para darnos cuenta de que ya han sido demasiadas.» Bob Dylan

Más de una ocasión se nos ha acercado algún promotor de empresas funerarias para vendernos lo que aseguran «vamos a requerir algún día», y efectivamente la muerte es ese proceso por el que invariablemente transitaremos, sin embargo, como alguna vez lo dijo Woody Allen «No le temo a la muerte, sólo que no me gustaría estar allí cuando suceda». Los panteones o cementerios son un servicio público prestado por los municipios, servicio que, como casi cualquier otro, puede ser concesionado. 

 

Por lo tanto, las empresas funerarias cuentan con una concesión para prestar los servicios de inhumación, exhumación y cremaciones de cadáveres y restos humanos, adicionando a dichos servicios aquellos que son anexos como, el servicio de velación, florería, ataúd, el traslado, embalsamiento y arreglo del cuerpo, y la cafetería, todo ello se estaría pactando mediante un contrato atípico de prestación de servicios a futuro. 

Por lo anterior, las empresas funerarias no nos venden una propiedad dentro de sus panteones o cementerios, ya que el acto jurídico que se celebra es el de transmisión del derecho de uso por determinado tiempo, de lotes de terreno, gavetas y osarios para la inhumación de restos humanos o cenizas, no configurando los elementos constitutivos del contrato de compraventa, facultando al adquirente para que en determinado lote pueda efectuar inhumaciones de cadáveres o restos humanos, así como para erigir monumentos. Así pues, por virtud de estos actos jurídicos sólo se transmite el derecho de uso con el destino específicamente señalado; sin pactarse la transmisión de la propiedad de la cosa que es, precisamente, un elemento esencial de la existencia de la compraventa. 

 

Cabe resaltar que en los diversos reglamentos de panteones se establece comúnmente los plazos mínimos de 5 a 6 años para la estancia de los cadáveres en las fosas y gavetas, pudiendo, previo acuerdo, refrendar la temporalidad acordada, claro está que dicha situación tendrá que ser acordada con los deudos del difunto. La exhumación de los restos humanos podrá realizarse por las personas (familiares) una vez transcurrida la temporalidad establecida, quienes serán responsables de los restos áridos humanos. 

Es muy importante si va a contratar los servicios de una empresa funeraria que verifique que cuente con el registro de prestador de servicios funerarios ante las autoridades competentes. También hay que saber que los panteones municipales dan el servicio correspondiente pagando los derechos relativos. Ante la imprevisibilidad de éste evento no nos queda más que contar con la información necesaria y, contratar a futuro los servicios que deseamos en vida, se nos den a la muerte. 

 

*Lic. Osvaldo Fráncisco Ávila Cruz, Abogado por la Universidad de La Salle Bajío y especialista en temas de ordenamiento territorial y medio ambiente, osvaldoavila76@gmail.com

Ver más:

Interiorismo

La Apariencia de la Luz

La apariencia de la luz Rene Descartes escribía entre 1629-1633 algunos años antes de su muerte el tratado que habla extensamente sobre la dióptrica; la

Leer más »
Proyectos

RaMa Design

Leer más Utilizar ramas para hacer muebles, lámparas o esculturas pasó de ser, para María Antonieta Fernández, un deseo temporal a su propia empresa: RaMaDesign.

Leer más »
Destinos

Casa Nada Hotel

Leer más “Nada es perfecto” es una de las frases con la palabra nada que encontramos en la recepción de este hotel ubicado en la

Leer más »
ECO

Edificios de hongos

Leer más Los hongos son los recicladores primarios de la naturaleza. Producen enzimas que ayudan en la degradación de la materia orgánica, transformándola en minerales.

Leer más »
Casas

Casa Nero

Leer más La locación de Casa Nero regaló al proyecto un paisaje: El Volcán y el Nevado de Colima. Al mismo tiempo este contexto presentó

Leer más »