El paisaje como parte del ser

El paisaje es percibido de maneras diferentes, ya sea por sus condiciones e imágenes, los sentidos o lo sentido, o por sus voces y murmullos.

El paisaje percibido, recordado e imaginado es el reflejo diario de nuestras perspectivas; desde el ámbito espacios dentro de la ciudad como problemática, o solución a problemas sociales, hasta símbolo de trascendencia. Es una mezcla de actos físicos, materiales y sociales llenos de una próspera diversidad de sonidos, olores y coreografías; paisajes, todos ellos construidos por una mezcla de espacios y habitantes.

El paisaje reclama el lugar que merece en nuestras vidas, no solo como un escenario de fondo, sino como un protagónico en ellas. De un elemento imperante de convivencia-conflicto, integración, desarrollo, igualdad-desigualdad, aspectos que promuevan al debate, a la ocupación de su desarrollo, al disfrute y deleite; que provoque en nosotros marcar cada día una transcendencia en el espacio que habitamos. 

 

Cuando pensamos en paisaje debemos percibirlo dentro de todas sus grandes y pequeñas variantes. El paisaje dentro de la ciudad es un organismo vivo, mutante; que es transformado siempre por esas partes vivas que se desenvuelven dentro de ella. Dentro de su caótica belleza toda ciudad tiene un toque peculiar de placer al ser admirada, respirada, caminada, vivida. Tal como una representación de arte temporal. 

Todos estos constantes cambios que se presentan ante nuestros ojos son una composición de señales, códigos, normativas, historias, tradiciones y costumbres.  “La identidad de un sitio nunca es una preexistencia, sino el resultado de una construcción”, dice Bernard Cache. Saskia Sassen en su ensayo “¿Does the City Have Speech?” nos habla de los rasgos distintivos de un estudio de carácter urbano; lo incompleto, la complejidad y la posibilidad de hacer. 

“En nuestra era global, las ciudades resurgen como sitios estratégicos para el intercambio cultural e institucional. Las condiciones que hoy hacen de algunas ciudades sitios estratégicos son básicamente dos y ambas transformaciones mayores que desestabilizan sistemas más viejos para organizar el territorio y la política. Una de ellas es el cambio de escala de los territorios estratégicos que articulan el nuevo sistema político-económico y, por tanto, al menos unos aspectos del poder. La otra es el debilitamiento de lo nacional como contenedor de procesos sociales debido a la variedad de dinámicas que abarcan la globalización y la digitalización”.

 

Esta postura representa que lo que importa son los procesos que se dan en estas zonas estratégicas; los actos, los momentos, las ideas y los procesos no urbanos. Es cuando el paisaje trasciende más allá de los elementos tangibles hasta los intangibles; un lugar se convierte en lo que es por lo que representa, por todo lo que acontece en él. La ciudad; con sus calles, plazas, su tejido. Lleno de sólidos y vacíos otorga poder a las personas que en ella habitan. Un individuo de una zona rural no cuenta con el mismo poder que un individuo que se manifiesta en las calles de una gran ciudad, ante los ojos de todos. Esto otorga más allá, nuevamente la posibilidad de construir lo político, lo cívico y de crear historia con ello. 

Saskia nos habla de los proyectos que pueden caer en un estado de “invisibilidad”; de como las intervenciones pueden fracasar, ser rechazadas desde su concepción y de inquietud de cómo haceros presentes por sí mismos, con la posibilidad de construir una presencia donde hay silencio y ausencia.  Parecería que estas intenciones se contrarían entre sí; pero en realidad son el complemento a la presencia. Maneja el tema de la dualidad desde esta perspectiva, donde incluso los lugares en desuso cuentan la historia de un uso pasado y forman parte de la percepción del todo; “perpetuando su significado actual como espacio sin uso”. El vacío también construye; claro ejemplo de ello es el Memorial 9/11 de Nueva York el cual es una construcción de la presencia que es un acto de significado, un espacio importante semióticamente.

 

Liliana Korina Bolaños González, ARQUITECTURA Y PAISAJE, 

 

contacto@unounoarquitectura.com

 

Ver más:

Destinos

Templo luume

Leer más Arquitectos: CO-LAB Design Office Lugar: Tulúm, México Área: 250.0 m² Año: 2019 Entre las amenidades del desarrollo residencial Luum Zamá, en Tulúm México, se encuentra

Leer más »
Destinos

Juegos Olímpicos 2020

Leer más Cada 4 años se celebra la justa deportiva más grande e importante del mundo, los Juegos Olímpicos, todo lo que conlleva realizarlos toma

Leer más »
Destinos

Dos épocas se unen

Leer más Además Arquitectura fue el encargado de desarrollar este proyecto para la Hostería María Rafaela a las afueras de Buenos aires, Argentina. La obra

Leer más »
Destinos

Okana de color poké

Leer más El poké es una receta tradicional hawaiana que consta de pescado crudo mezclado con diferentes verduras y salsa de soya. Los colores de

Leer más »