Hacienda San Diego de Jaral de Berrio

Para no perderse
Ubicación:
San Felipe, Guanajuato
Fotografías:
ARCHIVO

Por la carretera a San Luis Potosí y a 36 km. de la cabecera municipal de San Felipe, Guanajuato, se encuentra la Hacienda San Diego de Jaral de Berrio, una de las más grandes, antiguas y por supuesto con mayor historia en nuestro país.

A finales del siglo XVI, Juan de Zavala, español y vecino de las minas de San Luis Potosí, se adueñó de varios sitios ganaderos en el entonces Valle de San Francisco, estos terrenos mas otro para ganado menor y cinco caballerías de tierra forman dicha hacienda en 1607.

Tras varios traspasos, heredades y anexiones, a mediados del siglo XVIII, la propiedad pasa a manos de Doña Teresa Josefa Zaldívar y Retes de Paz y Vera y su esposo el Capitán Andrés de Berrio y Díaz Palacios Ortíz de Landázurri y Ayala, quienes al morir dejan como beneficiario de todos sus bienes a su hijo Miguel de Berrio y Zaldívar, quien en 1774 fue nombrado Primer Marqués del Jaral por el Rey Carlos III, y es él a quien se le debe que se le agregue el de Berrio, al nombre de la propiedad.

Sin embargo, en 1810, Juan Nepomuceno de Moncada y Berrio, nieto del Primer Marqués, era el propietario de la hacienda y se unió al cura Hidalgo en la lucha insurgente pero cuando las fuerzas reales de Calleja llegaron a la finca, el Segundo Marqués del Jaral se pasó de su lado y formó el Regimiento Moncada para defender sus dominios. El 7 de Julio de 1817, Francisco Javier Mina tomó la hacienda y, al finalizar la lucha armada, el entonces emperador Agustín de Iturbide, nombró a Juan Nepomuceno Caballero de la Orden Imperial de Guadalupe, motivo por el que pronto repara los daños causados a sus propiedades.

Se cree que para 1855, el casco de la hacienda estaba poblada por 6500 habitantes, tenia oficinas de alcabalas y correos, dos escuelas de primeras letras, otros dos mesones públicos y una capilla que había sido elevada a parroquia. Además, para 1890 el Ferrocarril Nacional Mexicano contaba con dos estaciones dentro de Jaral y era propiedad de Juan Isidro de Moncada Berrio Hurtado de Mendoza.

Lo último que se conoce acerca de los propietarios de la hacienda es que “Doña Margarita”, nuera de Juan Isidro, vendió la hacienda al señor Rutilo Rojas Rodríguez, cuando aún contaba con 5000 ha. Actualmente, no está abierta al público, aunque se puede visitar previo permiso en la tienda de mezcal “Jaral de Berrio” que se embotella y se vende en la planta baja.

Ubicación del proyecto

Más sobre haciendas:

Ver más:

Interiorismo

La Apariencia de la Luz

La apariencia de la luz Rene Descartes escribía entre 1629-1633 algunos años antes de su muerte el tratado que habla extensamente sobre la dióptrica; la

Leer más »
Proyectos

RaMa Design

Leer más Utilizar ramas para hacer muebles, lámparas o esculturas pasó de ser, para María Antonieta Fernández, un deseo temporal a su propia empresa: RaMaDesign.

Leer más »
Destinos

Casa Nada Hotel

Leer más “Nada es perfecto” es una de las frases con la palabra nada que encontramos en la recepción de este hotel ubicado en la

Leer más »
ECO

Edificios de hongos

Leer más Los hongos son los recicladores primarios de la naturaleza. Producen enzimas que ayudan en la degradación de la materia orgánica, transformándola en minerales.

Leer más »
Casas

Casa Nero

Leer más La locación de Casa Nero regaló al proyecto un paisaje: El Volcán y el Nevado de Colima. Al mismo tiempo este contexto presentó

Leer más »