La paradoja del crecimiento urbano

En las últimas décadas, la ciudad de León ha manifestado una transformación física y una importante dinámica social y económica. La gran cantidad de comercios y servicios que ofrece para sus habitantes y visitantes, la han hecho un sitio atractivo para migrar; sin embargo, dentro de este proceso, hay fenómenos que ocurren hacia el interior y que se manifiestan de diversas formas, uno de ellos es la disminución de población en las colonias que se ubican en la zona centro.

León destaca a nivel estatal por diversos factores, uno de ellos es la cantidad de población que alberga sin ser capital del estado. De acuerdo con el Censo de Población y Vivienda 2020, concentra 1´721,215 habitantes, lo que la ubica en la posición número tres de los municipios más poblados a nivel nacional. Esta cantidad de población, equivale a la suma de las ciudades de Celaya (521,169 habitantes), Guanajuato (194,500 habitantes), Irapuato (592,953 habitantes), Salamanca (247,417 habitantes) y Silao (203,556 habitantes). León es un municipio eminentemente urbano, ya que gran parte de su población -más del 92%- se concentra en lo que se conoce como la “zona urbana”, la cual integra la cabecera municipal y un grupo de localidades que se han integrado a ella.
El crecimiento de la zona urbana y de su población, han sido producto de diversos factores, sin embargo, paradójicamente ha manifestado una disminución de la densidad urbana. Es decir, es un concepto utilizado en la planificación urbana, y se refiere como un número de personas que habitan en una determinada área -generalmente se expresa en habitantes sobre hectárea-.  

De acuerdo con el Instituto Municipal de Planeación de León IMPLAN, en 1998 la zona urbana comprendía unas 13,349 hectáreas, y considerando la población del Conteo de Población y Vivienda de 1995, la cual ascendía a 963,995 habitantes, lo que representaría para ese momento una densidad urbana de 72 habitantes por hectárea. Para 2016, la zona urbana abarcó un total de 22,473 hectáreas y una población estimada por el CONAPO, de 1´382.320 habitantes, una la densidad urbana de 61.5 habitante por hectárea.
En un lapso de aproximadamente quince años, la densidad disminuyó, lo que implica que se tiene una zona urbana que crece en mayor proporción que el crecimiento de la población. Este crecimiento incorpora a la zona urbana más superficie y parte de ella carece de uso, el mismo IMPLAN estima que existen unas 1,977 hectáreas de baldíos intraurbanos y unas 4,685 hectáreas de baldíos ubicados en lo que se denomina segundo contorno.
Adicional a lo anterior, en el corazón de dicha área, en barrios y colonias tradicionales, se presenta de manera paralela un fenómeno de disminución de población y, por ende, de la densidad urbana. La evolución de población que habitaba en el centro de la ciudad de León, se ha venido disminuyendo de manera constante durante las últimas décadas, solo por mencionar un ejemplo, los AGEBs que abarca la colonia Zona Centro, pasaron de tener en 2010 de 18,721 habitantes, a 16,330 habitantes en 2020, es decir, una disminución de 2,391 habitantes (13%) en un periodo de 10 años.

Este fenómeno no se aleja del comportamiento en los Barrios tradicionales como el Coecillo y San Juan de Dios, o en colonias emblemáticas cercanas a ellos como la Obregón, Obrera, Bellavista, Industrial, Arbide, Loma Bonita, etc. Estos barrios y colonias cuentan con cobertura de servicios públicos, infraestructura, equipamiento urbano de todo tipo, acceso a servicios y comercios, así como contacto con aspectos de la cultura (tangible e intangible), todos, aspectos que contribuyen a la calidad de vida.
En este contexto, cabe preguntarse ¿qué está motivando la dinámica poblacional en la zona central de la ciudad? ¿Por qué cada vez es menos atractivo vivir en el centro de la ciudad? ¿Es posible detener esta expulsión de población? ¿Qué inversiones públicas y privadas pueden contrarrestar éste fenómeno? Como pueden ver, el crecimiento urbano, no necesariamente implica que se mantenga la cantidad de población en las zonas centrales de las ciudades, o al menos en la ciudad de León, esto no ocurre.

*Juan Francisco Cuauhtémoc Márquez Barrozo, Presidente de CNEMCO Consultoría Organizada y consultor en temas de planeación y desarrollo urbano. presidencia@cnemco.org y marquez.pmp@gmail.com

Ver más:

Interiorismo

La Apariencia de la Luz

La apariencia de la luz Rene Descartes escribía entre 1629-1633 algunos años antes de su muerte el tratado que habla extensamente sobre la dióptrica; la

Leer más »
Proyectos

RaMa Design

Leer más Utilizar ramas para hacer muebles, lámparas o esculturas pasó de ser, para María Antonieta Fernández, un deseo temporal a su propia empresa: RaMaDesign.

Leer más »
Destinos

Casa Nada Hotel

Leer más “Nada es perfecto” es una de las frases con la palabra nada que encontramos en la recepción de este hotel ubicado en la

Leer más »
ECO

Edificios de hongos

Leer más Los hongos son los recicladores primarios de la naturaleza. Producen enzimas que ayudan en la degradación de la materia orgánica, transformándola en minerales.

Leer más »
Casas

Casa Nero

Leer más La locación de Casa Nero regaló al proyecto un paisaje: El Volcán y el Nevado de Colima. Al mismo tiempo este contexto presentó

Leer más »