México es un país con gran riqueza cultural y ambiental; específicamente en vegetación, ocupa el quinto lugar en cantidad de plantas vasculares de acuerdo con la CONABIO (Comisión Nacional para el conocimiento y uso de la Biodiversidad), hecho que se ve reflejado en cada espacio del jardín mexicano y que permite tener un amplio catálogo de posibilidades para el diseño.

Si nos remontamos a la historia del país, los jardines han tenido mucha importancia en la cultura, desde los prehispánicos, entre los que resaltan el de Moctezuma, las chinampas y el de Netzahualcóyotl, usados principalmente para plantas consumibles tanto medicinales como alimenticias. Posteriormente los jardines coloniales, en los cuales se introduce el uso de patios centrales con árboles frutales y fuentes, hasta llegar al jardín mexicano contemporáneo, el cual varía de acuerdo con la región en donde se encuentre y hace una combinación entre elementos tradicionales con tendencias actuales.

En general, las principales características del jardín mexicano son:

El uso constante de adornos como macetas, macetones, jardineras, herrería, arcos y columnas sin uso estructural, fuentes, entre otros. Estos pueden estar en piso, muros, balcones e inclusive en azoteas.

 

Colores vivos, estos pueden ser dados por la vegetación, los adornos y/o pintura sobre muros y jardineras.

 

Saturación de vegetación, utilizando plantas nativas representativas de la región. Por su vegetación se pueden clasificar en xerófitos (jardines desérticos) y florales.

 

Presencia constante de materiales pétreos como son gravas, rocas, lajas y losetas.

 

Los pavimentos en general utilizan materiales con acabado natural, siendo los principales el concreto, piso de barro, adoquines, adocretos, cantera, entre otros.

 

La iluminación es tenue e indirecta.

 

Visualmente son cargados, queda poco espacio sin cubrir ya sea por alguna planta, adorno o material.

 

Se les puede encontrar en gran variedad de espacios, resaltando su principal uso en accesos, patios interiores, pasillos y patios traseros. 

 

Como conclusión, la riqueza cultural y ambiental del país permea en el diseño de sus espacios abiertos, concretamente en el jardín mexicano, en el cual se ve reflejada a través de la variedad de colores, texturas, aromas y arreglos utilizados para conformar estos mágicos lugares.

 

MAP. Martha Luz Arias Padilla – Arquitectura del Paisaje y Jardinería – malu.ap85@gmail.com