Nuevo museo de la UG

 

La Universidad de Guanajuato cuenta con un nuevo recinto dedicado a la cultura y a la historia de dicha institución y de la misma ciudad de Guanajuato. En este nuevo espacio se exhiben objetos tan inusuales como una de las dos únicas piezas de meteoritos existentes en el mundo, además de equipos antiguos de laboratorios de diferentes ciencias y obras de arte y escultura.

 

Al parecer la casa se construyó a finales del siglo XVII por la familia Ajuria-Ezcurdia, de origen español y considerados prominentes por su posición e influencia en la vida social y económica guanajuatense del siglo XIX. En entrevista con el maestro José Osvaldo Chávez Rodríguez, Director de Extensión Cultural de la UG, señaló que, según registros, la casa fue adquirida por don Manuel Ajuria a mediados del siglo XIX, dicho personaje era un empresario minero que además fue regidor del ayuntamiento.

El predio perteneció a la familia por más de 200 años, durante la revolución, la mansión tuvo diferentes dueños, fue sometida a embargos y herencias, incluso albergó oficinas hasta que en 2015 la entregaron a la universidad, con el objetivo de convertirse en museo. Actualmente el inmueble está catalogado e inventariado como patrimonio cultural por el INAH como parte de los monumentos del centro cuya declaratoria se realizó en 1982. Protegido después por la UNESCO en 1988 cuando la ciudad fue declarada patrimonio de la humanidad. 

 

La restauración inició en el 2015, al frente estuvo el despacho del ingeniero, José Luis Alvarado, quien realizó la obra interior y al exterior participó el arquitecto Israel Peña. “El objetivo de la intervención fue conservar, en la medida de lo posible, los elementos arquitectónicos e históricos característicos del inmueble”, Esto es una planta baja hecha con estilo barroco y la alta y fachada tipo neoclásico. La distribución constaba de espacios destinados al comercio en el primer piso, con un entrepiso y un área privada en su primer nivel, que era la casa habitación de los dueños del inmueble. Los espacios construidos en la azotea eran destinados a la servidumbre.

Actualmente, la planta baja está destinada para la programación de exposiciones temporales, cuenta con un patio central en el que se pueden desarrollar actividades académicas. Es segundo piso está destinado a las exposiciones permanentes o semipermanentes. “De manera amplia se puede mencionar que la planta alta alberga una muestra de las más representativas obras pictóricas del patrimonio de la UG, así como artefactos científicos originales de siglo XIX, y el meteorito Allende, cuya antigüedad es comparable a la del Sol. 

 

*MCO. Mónica Lucía Pulido Celis, Directora de contenidos Revista ARKIN, monicalucia.arkin@gmail.com

Ver más:

Interiorismo

La Apariencia de la Luz

La apariencia de la luz Rene Descartes escribía entre 1629-1633 algunos años antes de su muerte el tratado que habla extensamente sobre la dióptrica; la

Leer más »
Proyectos

RaMa Design

Leer más Utilizar ramas para hacer muebles, lámparas o esculturas pasó de ser, para María Antonieta Fernández, un deseo temporal a su propia empresa: RaMaDesign.

Leer más »
Destinos

Casa Nada Hotel

Leer más “Nada es perfecto” es una de las frases con la palabra nada que encontramos en la recepción de este hotel ubicado en la

Leer más »
ECO

Edificios de hongos

Leer más Los hongos son los recicladores primarios de la naturaleza. Producen enzimas que ayudan en la degradación de la materia orgánica, transformándola en minerales.

Leer más »
Casas

Casa Nero

Leer más La locación de Casa Nero regaló al proyecto un paisaje: El Volcán y el Nevado de Colima. Al mismo tiempo este contexto presentó

Leer más »