Pabellón Yoo, DWM

 

Como cada año, desde el 2013, Desing Week México (DWM) invita a un arquitecto nacional o internacional, para crear un espacio que genere diferentes cuestionamientos crítico estéticos en torno a nuestra realidad. Este 2020, la homenajeada fue Lucila Aguilar, con el Pabellón Yoo, que en zapoteco significa refugio, porque ante la situación que vivimos a nivel mundial, el llamado hacia la tierra ha sido evidente y qué mejor manera de hacerlo que regresar a los materiales que de ella vienen.

En entrevista con la arquitecta, describió el proyecto como una “semilla de cambio de actitud hacia la tierra. en la que el diseño y la arquitectura sean más conscientes sobre el cuidado de la naturaleza”. En este objetivo, Lucila lleva años investigando el uso del bambú como material estructural que reemplaza perfectamente a la varilla y el concreto para cualquier tamaño de obra. 

 

El bambú por su parte, capta en sus plantaciones dióxido de carbono, crecen rápidamente, de hecho, tarda 4 años en ser útil para ser usado en estructuras y ayudan a regenerar los sueños donde se cultiva. Arquitectónicamente, no solo es resistente, sino que también es flexible y se puede utilizar también en muros, paredes, fachadas, muebles y otros elementos al interior de una obra.

El Pabellón Yoo está hecho con figuras geométricas de bambú, que permiten la interacción de los visitantes a cualquier hora del día, pues se ubican en un espacio abierto donde el público puede caminar adentro de las formas y sentir el contacto con la naturaleza en medio de la ciudad.  El proyecto además es importante porque fue realizado como un proceso colaborativo con estudiantes del Tec de Monterrey y las universidades del Valle de México y del Estado de México. Para la arquitecta Lucila esto representa sembrar en las nuevas generaciones, con el fin de proponer ideas en donde se utilicen recursos naturales que se integren al paisaje de las ciudades, porque dentro de estos espacios urbanos es urgente contactar con estos elementos de la tierra.

 

Además del Bambú, Aguilar está trabajando con XUXES que son fibras de henequén, un hule con el cual es posible hacer estructuras para muros o techos pues además son impermeables e igualmente ligeras. Ambos materiales se pueden fabricar o utilizar de forma industrializada, y aunque hasta ahora lo más común es tener plantaciones en estados del sureste como Puebla, Veracruz y Chiapas, se logran sembrar en ciudades del centro del país, alrededor de ellas para aprovechar los beneficios al medio ambiente en materia de contaminación. 

Finalmente, Lucy Aguilar invita a los arquitectos “a tomar en serio el bambú como material estructural, porque si todos empezamos a hacer el esfuerzo de utilizar materiales, que a lo mejor no conocemos tanto, pero con los cuales, si podríamos crear el cambio del planeta, el futuro que todos queremos que haya”. 

 

*MCO. Mónica Lucía Pulido Celis, directora de contenidos Revista ARKIN, monicalucia.arkin@gmail.com

Ver más:

Interiorismo

La Apariencia de la Luz

La apariencia de la luz Rene Descartes escribía entre 1629-1633 algunos años antes de su muerte el tratado que habla extensamente sobre la dióptrica; la

Leer más »
Proyectos

RaMa Design

Leer más Utilizar ramas para hacer muebles, lámparas o esculturas pasó de ser, para María Antonieta Fernández, un deseo temporal a su propia empresa: RaMaDesign.

Leer más »
Destinos

Casa Nada Hotel

Leer más “Nada es perfecto” es una de las frases con la palabra nada que encontramos en la recepción de este hotel ubicado en la

Leer más »
ECO

Edificios de hongos

Leer más Los hongos son los recicladores primarios de la naturaleza. Producen enzimas que ayudan en la degradación de la materia orgánica, transformándola en minerales.

Leer más »
Casas

Casa Nero

Leer más La locación de Casa Nero regaló al proyecto un paisaje: El Volcán y el Nevado de Colima. Al mismo tiempo este contexto presentó

Leer más »