Villa Imperial Katsura

Villa Imperial Katsura está ubicada en la ciudad de Kyoto, región Kinki o Kansai en el centro de la isla Honshu, Japón, su construcción inició en 1615 durante el periodo Edo, el cual fue un gobierno militar que tuvo su centro de poder en dicha ciudad, hoy Tokio. Esta obra representa la arquitectura japonesa en todos su aspectos, físicos y metafísicos.

El proyecto es ejemplo de “los jardines paseo”, el terreno fue obsequio del segundo shogun (comandante del ejército) al principe Toshihito Hachijo, quien era un gran amante de la literatura y se cree que tomó como inspiración la primera novela japonesa Genji Monogatari cuyo capitulo “El viento entre los pinos” menciona: “A lo lejos, en el pueblo de Basura, el reflejo de la luna sobre el agua es claro y tranquilo”.
En 1659 falleció este personaje y la villa pasó a manos de su hijo, Toshihada quien abandonó la obra durante 12 años, en 1865 para la visita del emperador Gi-Mizunoo se construyó un nuevo pabellón llamado Nuevo Shoin, pero hasta su muerte y posterior reemplazo del príncipe Yakahito cuando se realizaron reparaciones y decidió en 1883 restaurar y re ensamblar toda la obra hasta culminarla.
El espacio consta de extensos jardines de paseo, un edificio principal conformado por un conjunto de cuatro habitaciones vinculadas asimétricamente (Shoin Antiguo, Medio y Nuevo y el Geppa-Ro), las cuales se caracterizan por una trasformación de las proporciones tradicionales, gracias a que el suelo está recubierto totalmente con tatamis (similares a los petates), los cuales por tener una medida estándar, cambian las medidas necesarias para que quepan una o dos o más de estas piezas, también cambiaron los anchos de los vanos. En la Villa hay una sucesión de casas de Té y un camino sinuoso que vincula los espacios mencionados.

La Villa Katsura responde al esquema denominado ganko, el cual genera un espacio fluido en el que se produce una concatenación de estancias en una secuencia no lineal, las cuales generan un conjunto orgánico de líneas quebradas que incorpora los espacios exteriores en su unidad conceptual y espacial a modo de espacios abiertos. Se produce una sensación visual interior-exterior-interior donde el filtro exterior es incluido dentro de la identidad arquitectónica del conjunto. Este hecho se manifiesta en especial en la pieza residencial principal de palacio, la que alberga las habitaciones.
Dicho edificio contiene aproximadamente 20 habitaciones, de las cuales solo los dormitorios tienen comunicación a través de pasillos. En el resto, no existen corredores, los espacios se comunican directamente a través de las habitaciones, las cuales se independizan con paneles correderos. Por otra parte, algunos de los espacios pueden ser considerados semipúblicos o semiprivados según la cantidad de bordes que lo contengan. De todos modos la predominancia de paneles móviles sobre los fijos termina por diluir casi por completo la pertinencia del análisis público-privado.
A pesar de las siete hectáreas de extensión de la villa, ésta no se percibe como un inmenso parque ni se pueden ver todas sus construcciones desde un sólo lugar. Se debe realizar un recorrido, en el que se descubre la calidad extraordinaria de distintos sub-espacios, aunque sería preferible denominarlos “momentos”.

Además, dentro de los límites de la villa no se alcanza a observar construcciones exteriores, no se llega a observar el “skyline” de la ciudad y gracias a la intrincada ubicación de la vegetación y la ondulación del terreno se genera una sensación de mayor profundidad del espacio. El exterior de los jardines se siente como uno interior “separado del mundo”.
Este factor arquitectónico-paisajístico tiene una estrecha relación con conceptos filosóficos de la cultura japonesa. Es la relación entre macrocosmos y microcosmos. Para la cultura japonesa, influenciada por el budismo, las leyes que rigen el universo y por lo tanto el “espacio” en su sentido más macro, lo hacen igual que al ser humano. Porque éste y el universo son parte de una misma naturaleza, la diferencia es solamente una cuestión de escala.

Ver más:

Interiorismo

La Apariencia de la Luz

La apariencia de la luz Rene Descartes escribía entre 1629-1633 algunos años antes de su muerte el tratado que habla extensamente sobre la dióptrica; la

Leer más »
Proyectos

RaMa Design

Leer más Utilizar ramas para hacer muebles, lámparas o esculturas pasó de ser, para María Antonieta Fernández, un deseo temporal a su propia empresa: RaMaDesign.

Leer más »
Destinos

Casa Nada Hotel

Leer más “Nada es perfecto” es una de las frases con la palabra nada que encontramos en la recepción de este hotel ubicado en la

Leer más »
ECO

Edificios de hongos

Leer más Los hongos son los recicladores primarios de la naturaleza. Producen enzimas que ayudan en la degradación de la materia orgánica, transformándola en minerales.

Leer más »
Casas

Casa Nero

Leer más La locación de Casa Nero regaló al proyecto un paisaje: El Volcán y el Nevado de Colima. Al mismo tiempo este contexto presentó

Leer más »