Viviendas heladas

En pleno invierno surge la interrogante de cómo realizar un iglú, estas estructuras perfectas para sobrevivir al frio extremo de los polos y el norte de algunos países, son característicos de culturas nómadas antiguas, de hecho, para quienes tienen experiencia esta obra puede tardar una hora en realizarse y para los neófitos puede tardar tres horas el proceso.

Es importante aclarar que el término iglú significa, casa de nieve. Muchas de estas estructuras tienen forma de cúpula simple, hecha de bloques de nieve y hielo, por tanto, la nieve tiene que ser compacta, este material se debe seleccionar bien pues de ello depende la estabilidad de la obra. Una vez encontrado, se traza un círculo en la nieve con el tamaño del iglú deseado. Este círculo sirve como guía en la colocación de la primera fila de bloques de nieve. 

 

Los bloques deben ser de al menos 6 a 8 pulgadas de espesor, cortado en longitudes que sean manejables.  Una vez que se tienen los bloques de nieve compacta se apila la primera fila en el círculo previamente señalado, con los bloques inclinados ligeramente hacia dentro. Se cincelan las losas de un extremo de la primera fila para formar una ligera pendiente. Las placas de hielo en las siguientes vueltas deben estar también inclinadas ligeramente hacia el interior de manera que se acabe formando una cúpula. 

Los Iglús no están hechos de filas y filas de bloques de nieve, sino que están construidos de una sola espiral.  A medida que va ascendiendo se deben hacer bloques ligeramente más pequeños, con la base más ancha que la parte superior de modo que se forma la espiral. La colocación del último ladrillo puede ser complicado por ello debe haber una persona que supervise la construcción desde el exterior ya que ayudará a asegurar que los bloques de hielo se apilen en los ángulos correctos. 

 

Después de establecer la estructura básica, hay que empacar todos los pequeños espacios entre las losas con nieve suelta para evitar que la entrada del aire frio. Una vez que se ha construido el iglú se corta a través de la nieve en un extremo inferior para hacer la entrada. Para que mantenga el calor en su interior, un iglú debe ser pequeño y dejar que entre la luz natural -cuando la hay- y proteger en su interior de los vientos helados. 

El iglú, a su vez, es protegido de los elementos del exterior con una barrera también realizada en nieve a su alrededor, y que llega a tapar la primera capa de bloques. De esta manera, se logra que esta típica vivienda del Ártico se mantenga lo más cálida posible en su interior. Adentro del iglú, también se construye una especie de plataforma de unos 60 centímetros de altura, también de nieve, esta estructura va a servir como cama. Vale anotar que el aire caliente va siempre para arriba, por lo que cuanta más elevación se logre dentro del iglú, más abrigado se va a estar.

 

Finalmente, para generar calor dentro del hogar de nieve, se utiliza un quemador de aceite, aunque hay que tener mucho cuidado y estar muy alerta para que la temperatura dentro del iglú no sea demasiado alta, ya que esto podría generar el derretimiento de la estructura y el colapso de ella. Además de la entrada del iglú, hay que realizar un agujero que funcione como ventilación, para dejar entrar el aire fresco para poder respirar bien, además de mantener seco el interior para que no se derrita.

Ver más:

Proyectos

Nuevo Ángeles QRO

Leer más La cadena de hospitales Ángeles presentó un nuevo proyecto para Querétaro con otra clínica en la zona centro sur de dicha ciudad. Promotora

Leer más »
Proyectos

Smart light

Leer más Actualmente se ha agregado la palabra “smart” para designar lo que antes se conocía como domótica, desde teléfonos, televisores, hasta ciudades y hogares

Leer más »
Proyectos

Duplex en Sant Gervasi

Leer más Arquitectos: ARQUITECTURA-G Ubicación: Barcelona, España Área: 150.0 m² Año: 2019 Este departamento dúplex está ubicado en un bloque de viviendas en la parte superior de

Leer más »